Vendimia

Bodega Can Feliu es una bodega dedicada a la elaboración, crianza, embotellado y comercialización de vinos blancos y rosados jóvenes y vinos tintos de crianza. Elabora todos sus vinos bajo el amparo de la Indicación Geográfica Protegida Vi de la Terra de Mallorca.

Bodega Can Feliu se dedica desde el año 2004 a la elaboración de vino ecológico procedente de las uvas de sus viñedos cultivados en la misma finca, y desde 2010 con certificación Demeter de producción y vinificación  biodinámica.

Bodega Can Feliu nace con una clara apuesta por elaborar vinos de gran calidad con uvas de la zona, y comercializarlos tanto en el mercado nacional como en el internacional.

La finca Can Feliu está ubicada en el término municipal de Porreres, con una superficie plantada de viñedos de 18 ha, todas con cultivo ecológico y biodinámico.

En el año 1999 se plantaron las primeras viñas, después de un siglo de cese de la actividad vinícola, tras la plaga filoxérica que asoló Europa a finales del siglo XIX. En el año 2003 se proyectó una bodega para la elaboración y crianza de vinos y se inició la actividad.

Así mismo, en el celler de la casa solariega, que data de 1794, en el municipio de Porreres, el vino tinto reposa durante parte de su periodo de crianza.

Bodega Can Feliu tiene climatizadas todas sus bodegas de crianza, barricas, botellas y almacenes, mediante control de temperatura y humedad. Además dispone de las últimas tecnologías vinícolas y de un gran equipo técnico y humano.

Bodega Can Feliu realiza la vendimia de su uva de forma manual, depositándola en cajas de unos 15 – 20 kg. de  peso, que se trasladan de inmediato a la bodega, donde se almacenan durante un mínimo de 24 horas para su enfriamiento, evitando fermentaciones espontáneas. Posteriormente se procesa la uva y se deja fermentar en depósitos de acero inoxidable.

Bodega Can Feliu tiene una capacidad de casi 70.000 litros en depósitos de acero inoxidable. Todos los depósitos de elaboración disponen sistemas de refrigeración, y están pensados para elaboraciones pequeñas (por parcelas, variedades…). Dispone de un parque de unas 120 barricas de roble francés y americano, y una línea de embotellado y etiquetado.

La singularidad de esta explotación es que en esta bodega se produce vino procedente de uvas de producción ecológica y con el sello Deméter de producción biodinámica de terrenos de la propia finca. Este hecho permite reutilizar los deshechos producidos en las distintas fases de la fabricación del vino y asegurar la prevención de varios peligros asociados a la presencia de productos químicos tales como fertilizantes, pesticidas… además permite la elaboración de un producto diferenciado, con un alto valor añadido, correspondiente tanto a las exigencias del consumidor para cualquier tipo de vino como a criterios de sostenibilidad ambiental, ya que conserva y amplía la variedad de plantas cultivadas de la zona, que los agricultores han sabido utilizar para mejorar suelos y proteger cosechas, respetando así mismo las especies silvestres animales y vegetales que conviven alrededor de los cultivos. También la legislación Deméter es la más restrictiva en cuanto a productos enológicos utilizados y la que acepta los niveles más bajos de sulfitos presentes en el vino, hecho que hace de nuestros vinos unos de los más naturales y saludables del mercado.

Otra singularidad es la de ofrecer al público la posibilidad de realizar su propia crianza, con las variedades de uva elegidas, el tiempo de crianza en barrica elegido y el tipo de madera de la barrica, así como la posibilidad de embotellarlo y  etiquetarlo de manera personalizada.

La intención es, sobre todo, la internacionalización de la empresa, para lo que los dos objetivos principales, certificar su gestión de calidad y su apuesta por el mercado de la salud (biodinámico), se antojan a todas luces primordiales.