¿Quién ha dicho que el vino se beba solo en invierno? Las vacaciones de verano son una ocasión excelente para disfrutar de este placer, sobre todo si puedes permitirte probar variedades de diversas zonas del mundo. Para que disfrutes del enoturismo, vamos a hablarte de la temperatura idónea del vino y de cuáles son mejores para beber en esta calurosa época del año.

¿Cuál es la temperatura ideal del vino?

Todo dependerá de por qué tipo te decidas. Si eliges un vino blanco, una opción muy popular para el verano, lo ideal es servirlo a una temperatura de entre 8 y 10 grados. Esta sube un poco para los rosados, situándose entre los 10 y los 12 grados.

Para los tintos, la temperatura ideal es superior. Si se trata de un reserva, procura servirlo a 17 grados; si es un crianza, la temperatura puede bajar hasta los 14 grados. En contraste, los vinos espumosos son los que se sirven a una temperatura más baja, concretamente a 7 grados.

¿Cómo debes enfriar el vino?

Por supuesto, puedes optar por la nevera, pero necesitarás unas horas para tener la botella a la temperatura perfecta. Por eso, si quieres un método rápido y eficaz, te recomendamos que uses una cubitera con hielo.

Lo que sí que no debes usar bajo ningún concepto es el congelador, ya que estropearías las propiedades del vino.

¿Qué vino elegir?

Por último, vamos a contestar a la pregunta estrella: ¿vino tinto o blanco? Es cierto que los blancos, junto con los rosados y los espumosos, son las alternativas más populares para el verano. Sin embargo, puedes optar también por los tintos jóvenes, que son más suaves que los más antiguos.

Como ves, el enoturismo es una excelente opción para aprovechar tu viaje de verano. ¿Te animas a probarlo?

Si quieres venir a nuestra ecoagroturismo y bodega no dudes en hacernos una reserva clicando aquí, conocerás todos nuestros vinos.