Tomar una copa diaria de vino, además de ser un placer, ofrece múltiples beneficios para tu salud gracias a los componentes naturalmente presentes en esta bebida milenaria. Conoce algunas propiedades del vino tinto.

Diez beneficios del vino

Una de las razones para disfrutar de una copa de vino es su poder antioxidante, que ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro. Esto se debe a su contenido en polifenoles, entre los que se encuentra el resveratrol.

Al mismo tiempo, el resveratrol disminuye el colesterol, promoviendo la salud de los vasos sanguíneos y previniendo la formación de coágulos.

Es un excelente protector de tu corazón, gracias a su contenido en vitamina E. Se dice por esta razón que uno de los beneficios del vino tinto es que “limpia la sangre”.

Por su contenido en flavonoides, el vino protege la piel de quemaduras solares ya que reduce los efectos de la radiación ultravioleta. Por ello existen productos de belleza ricos en flavonoides.

Acompañando a la comida, uno de los beneficios del vino tinto más desconocidos es el poder para limpiar el paladar, lo que hace que los sabores se perciban más intensamente.

Por otro lado, una copa de vino es un excelente remedio para combatir el cansancio, gracias de nuevo al poderoso resveratrol.

En relación con esto, entre los beneficios del vino se encuentran su capacidad para liberar endorfinas, que previenen la depresión. Por supuesto, esto también está ligado al momento de placer que nos ofrece el disfrute de una copa de vino.

Incluso gracias a sus propiedades antioxidantes, diversos estudios afirman que el vino puede prevenir el desarrollo de células cancerígenas.

Tomado con moderación, su poder astringente puede ayudar a activar un gen que bloquea la formación de grasa, lo que contribuye a la pérdida de peso.

Como ves, las propiedades del vino tinto son muchas y aún podríamos enumerar algunas más. Disfruta de sus beneficios con moderación.